Actividad Parlamentaria en el recuerdo: Debate por expropiación de Aerolíneas Argentinas [Resumen]

VERSIÓN TAQUIGRÁFICA 34a. Reunion 2008, HCDN. 03/12/2008

Presidencia de los señores diputados Eduardo Alfredo Fellner Patricia Vaca Narvaja.y Marcela Virginia Rodríguez.

SR. LANCETA, RUBEN ORFEL (UCR) – […] El peronismo puso plata en la década del 90 para que esta empresa fuera administrada por Iberia. Cuando cae Iberia, el Estado español, por intermedio de la SEPI, la vende por un dólar y le otorga 758 millones de dólares a Marsans para que se haga cargo no solo del pasivo, sino también de la recuperación del valor de la empresa.

¿Qué hizo el Estado argentino para controlar la situación, cuando era accionista minoritario? ¿Qué hicieron Jaime, De Vido y la voluntad abrumadora del kirchnerismo para poner en funcionamiento la comisión bicameral, que desde 2002 hasta la fecha nunca se había constituido? ¿Era el mismo desaguisado? ¿Eran los mismos créditos en 2003 que ahora? ¿El quebranto empresario era igual? ¿El pueblo argentino iba a tener que pagar lo mismo? 

¿Los resortes, los recursos del Estado y la política eran los mismos que hoy debemos emplear, agobiados por una empresa que se cae y que no supieron controlar o con la que tuvieron negocios en común?

Resulta que la necesidad tiene cara de hereje, por lo que debemos acudir a lo que venga para prestar el servicio. Nosotros estamos convencidos de que ello hay que hacerlo, porque el servicio es de orden público, pero no lo podemos hacer de cualquier manera.

No se debe efectuar bajo un manto de impunidad hacia todos los que robaron al Estado nacional, ya se trate de empresarios o de funcionarios de la SEPI hoy procesados en el Juzgado 35 de Madrid.

No sé si conocen que se ha solicitado el embargo de las acciones de Aerolíneas Argentinas en dicho juzgado, medida que estaba sujeta al eventual procesamiento de los denunciados, lo que hoy ha ocurrido. Entonces, podría ocurrir que las acciones resulten embargadas antes de que esta iniciativa sea promulgada.

Si ello ocurriera, ¿de qué nos vamos a disfrazar? ¿Cómo vamos a explicar esta decisión al pueblo argentino? No me hablen de que en una ley se debe poner que se debe investigar si hubo delito. ¡Vaya novedad! El investigar atañe a la esencia de la función pública y al cumplimiento de los deberes de los funcionarios a cargo de ella. Hay que fijarse si hubo delitos; si los hubo, los que los cometieron tienen que ir presos. ¿Por qué no lo hicieron hasta ahora? ¿O tendrán miedo de que el primer procesado nuevamente sea Jaime, De Vido o algún otro funcionario? ¿Qué le vamos a hacer creer a la gente? ¿Que no vamos a pagar pasivos ilegítimos? Los vamos a pagar. Vamos a abonar más de mil millones de dólares respecto de los cuales es cierto que el Estado es acreedor en gran parte, pero lo es por inacción. ¿Por qué no hicieron algo para cobrar antes? ¿Por qué no hicieron algo para gestionar el funcionamiento eficaz y eficiente de la empresa? ¿Por qué se durmieron en los laureles? 

Sepa el pueblo argentino que va a pagar mil millones de dólares cuando no le corresponde hacerlo y que seguimos teniendo tiempo de encontrar una salida a este problema con menos dinero, con mayor eficiencia y sin dejar de prestar este servicio. (…) El peronismo, que supuestamente se caracteriza por ser el abanderado de la presencia del Estado, también se caracteriza por gerenciar un Estado bobo, que no actúa, que es reactivo, que no es propositivo. (…)

Este es un Estado que últimamente tiene presencia para beneficiar a terceros cuyos fondos tienen un origen ilegítimo y a costillas del pueblo.

Por lo expuesto, desde la oposición sostenemos, a fin de que conste en el Diario de Sesiones, que el acta suscripta entre Jaime y De Vido es nula de nulidad absoluta. Esto lo he planteado personalmente ante la Justicia. Está en el Juzgado Contencioso Administrativo Nº 10.

Queremos que se declare esa nulidad para no tener problemas mayores, no darles la derecha ante ningún escenario internacional y que en lugar de mil millones tengamos que pagar 2.500. (…)

He visto que han pedido que en 180 días se genere un plan de salvataje de Aerolíneas Argentinas. Aquí nadie habla del día después, que implica dos millones de dólares diarios, es decir, 60 millones de dólares para atrás. Vi que se lo felicitaba a Alak; habrá sido por sus gestiones en la Municipalidad de La Plata, porque la verdad que su gestión en Aerolíneas Argentinas no amerita felicitación alguna. No hay management público, nadie sabe nada del servicio aerocomercial, se guitarrea mucho y se consulta poco a los que saben. No he encontrado ningún escenario para discutir o que nos enseñen -porque no es que uno sepa- qué hay que hacer. Hay que ir a preguntar lo que hay que hacer porque el día después, sea cual fuere el método para rescatar la prestación de este servicio público aerocomercial en la Argentina, es tan grave como el día anterior. (…)

Estamos haciendo todo mal en detrimento del pueblo y en beneficio de unos pocos pícaros. Estamos haciendo todo mal y mucho me temo que vamos a seguir haciendo las cosas mal la semana que viene, si no cambian las conductas. (…)

SR. SANCHEZ, FERNANDO (CC-ARI) – Es también bastante frustrante para estos diputados y diputadas saber que la salida planteada por el oficialismo es una manera elegante de hacer zafar de las responsabilidades penales y patrimoniales a funcionarios como el Secretario de Transporte y el ministro de Planificación Federal. (…)

En primer lugar, el oficialismo nos dice que está en debate el rol del Estado, cuando por lo menos hoy deberíamos estar debatiendo eso, es decir, la responsabilidad de los funcionarios del gobierno nacional y su continuidad en el cargo.

Creo que esos funcionarios deberían haber dejado el cargo hace mucho tiempo.  (…)

Lo único que estamos haciendo acá es poner otra vez a este Congreso y al pueblo argentino entre la espada y la pared, es decir, Aerolíneas o el abismo. Siempre la misma historia, nunca una salida alternativa, nunca un debate superador, nunca más allá.

El segundo punto es que el oficialismo se ofrece, bien tardíamente, como tribunal de conducta de los ejecutivos de Marsans, cuando en realidad debería explicar por qué no sancionó los manifiestos y reiterados incumplimientos que ella llevó adelante y que derivaron en que el propio Estado nacional impugnara los balances de las empresas. 

Tampoco nos explica por qué levantó esas propias impugnaciones a esos estados contables ni por qué prorrogó la concesión de rutas aéreas a una empresa que ni siquiera servía como empresa aérea como lo establece la ley de la actividad aerocomercial. En realidad, si el Estado nacional hubiese tomado esas determinaciones mucho antes, a partir de los propios funcionarios del Poder Ejecutivo, esa empresa hoy ya no tendría casi ninguna ruta concesionada por el gobierno, y en realidad sólo Dios sabe lo que valdría una empresa aerocomercial, cualquiera sea, si no tuviera ninguna ruta para volar. O sea que la discusión hoy sería otra.

En tercer lugar, el oficialismo impugna la que por cierto es una muy condenable acción de Marsans como administradora de Aerolíneas Argentinas, imponiéndole una pena bastante envidiable: el pago por lo que en realidad Marsans ni tiene ni vale. La verdad, un sin sentido absoluto.

Desde este punto se hace transparente la intención del acta acuerdo que firmaron De Vido y Jaime con la empresa.

(…) Como se puede ver, la confusión entre los funcionarios públicos y directivos de Marsans es lo más funcional a que nadie tenga responsabilidades de nada, ni del presente ni del pasado.

(…) Cabe señalar que el control de Aerolíneas Argentinas estaba a cargo del gobierno nacional en su totalidad, a través del secretario Jaime y de los titulares de algunos otros organismos. Entonces, no se entiende que el señor diputado West y otros integrantes del oficialismo digan alegremente que un día encontraron Aerolíneas Argentinas en total estado de abandono. 

Nadie se puede olvidar de controlar a una empresa tan importante, que maneja el 80 por ciento del mercado de cabotaje de nuestro país y que presta servicios en la mayor parte de los destinos de la Argentina; no se encuentra un día a una empresa de estas características en total estado de abandono. 

Además, me gustaría saber cómo hace el Estado nacional para desconocer que es parte de ella. 

Sinceramente, no entiendo la deducción lógica que hacen los miembros del oficialismo para quitarse de encima esa responsabilidad y asignarle a esta situación tan poco tiempo en sus exposiciones. Necesitamos saber quiénes son los responsables de lo que ocurrió en el pasado para saber qué esfuerzo debemos hacer en el presente a fin de rescatar Aerolíneas Argentinas.

SR. MORAN, JUAN CARLOS (CC-ARI) – […] Lógicamente, sería importantísimo que aquellos que privatizaron e hicieron la reforma del Estado en la década del 90 pagaran con culpa, con cárcel y con sus propios bienes todos los problemas que ocasionaron a la Argentina, pero hay algunos hechos simbólicos en esa película, porque el segundo protagonista, que ayer fue lo de la privatización y hoy lo es del vaciamiento con la connivencia del Estado, es fundamentalmente Néstor Kirchner.

Voy a mencionar simplemente un hecho. El 21 de junio de 2006 se firma un acta acuerdo. Me parece fundamental pararse allí para analizar algunas cuestiones, porque cuando vino el secretario de Transporte nosotros le hicimos una pregunta, pues esa acta acuerdo sube la participación del Estado del 1,5 al 5 por ciento. El señor diputado Esteban Bullrich, del PRO, le preguntó cuánto había salido ese 3,5 por ciento de acciones, porque eso nos hubiese permitido saber cuánto cotizaba la empresa en ese momento. Cuando repreguntamos, muy suelto de cuerpo dijo: “Nos costó cero pesos”. No nos costó cero pesos: fueron cero pesos por arriba de la mesa, pero por debajo de la mesa significó retirar las impugnaciones judiciales de los balances 2002, 2003, 2004, aprobar el balance 2005/2006 y sobre todo generar la deuda que, lamentablemente, hoy vamos a pagar todos los argentinos a través de la última acta de rescate y de esta norma que vamos a aprobar y que asciende a mil millones de dólares.

Cuando hablo de devolución de favores lo hago con todas las letras. Hablo de devolución de favores porque hubo plata de Marsans para la política kirchnerista. El mayor aportante de la campaña de Cristina Fernández de Kirchner y de Julio César Cleto Cobos el año pasado fue Marsans. Esto hay que decirlo con todas las letras: 398 mil pesos aportó Marsans Argentina a la campaña de Cristina Fernández de Kirchner el año pasado.

Menciono esto porque me parece que es muy interesante en estos debates ver la película completa y no las fotos, porque ello nos permite correr la careta a algunos hipócritas. Hipócritas que para justificar un debate en algún momento demonizan determinadas categorías, actores sociales, políticos o económicos.

Se demoniza por un lado a los pools de siembra, pero un tiempo antes se sacaban fotos con Grobocopatel en Olivos y promocionaban los pools de siembra en Venezuela. Demonizan a las AFJP, pero tuvieron años para controlar sus enormes rentas y no lo hicieron. Demonizan al menemismo y sancionan una ley de emergencia económica para prorrogar la mayoría de las concesiones a los menemistas, actuales empresarios kirchneristas.

En este sentido, hoy demonizan a Marsans, pero le sacan plata para la política y la campaña electoral. Sabemos que les dieron 398 mil pesos. Desde la Coalición Cívica hemos ido a la Justicia para investigar cuánto más le dieron por debajo de la mesa a Ricardo Jaime, De Vido y Kirchner.

Tanta es la hipocresía que el que termina tasando por parte de Aerolíneas Argentinas es el banco Credit Suisse, el mismo banco amigo de Kirchner que cubre y protege los fondos de Santa Cruz en el exterior y que termina financiando a empresarios sin espalda financiera, como Eskenazi, en la compra de YPF. Negocios redondos para el Estado: YPF que da ganancias se la damos a cero peso a un amigo de Kirchner; Aerolíneas Argentinas, que da pérdida, la pagamos todos los argentinos con mil millones de dólares. (…)

SR. BULLRICH, ESTEBAN JOSÉ (PRO) – Nuestro deber como diputados es controlar qué se hace con los dineros públicos y lograr que se respeten los derechos, en este caso de los usuarios de la industria aerocomercial.

Con otros bloques de la oposición propusimos en su momento la creación de un nuevo ente que pudiera proveer a los argentinos del servicio aerocomercial, sin el costo de mantener relaciones con una empresa que el mismo oficialismo reconoce -como lo hizo un diputado que habló durante el tiempo disponible por el Frente para la Victoria- que ha desmanejado la empresa, transfiriendo fondos a otros lugares.

La realidad indica que, desde el 17 de julio a la fecha, los argentinos hemos puesto 1.072 millones de pesos. A su vez, gracias al único decreto de necesidad y urgencia que firmara en la historia la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, se han dispuesto partidas desde el 1º de noviembre hasta el 31 de diciembre por ochocientos millones de pesos adicionales.

Entonces, se trata de 1.900 millones de pesos por cinco meses y medio de gestión, cuando de acuerdo con las declaraciones del secretario de Transporte en una comisión conjunta, el costo para los argentinos iba a ser de cien millones de pesos mensuales, lo que representaría 550 millones de pesos por cinco meses y medio. Sin embargo, nos costará 1.900 millones de pesos.

Se observa que hay un desorden y que se produjeron transferencias que se han ido a otro lado. El grupo Marsans desmanejó y vació la compañía, realizando transferencias interempresarias por 2.100 millones de pesos; (…) ¿Qué está haciendo el señor Alak? Coincido con el señor diputado Lanceta en que no puedo felicitarlo. Le hemos pedido por nota al señor Alak que nos diga en qué está gastando el dinero de los argentinos. ¿En qué se gastaron los 2.100 millones de pesos? ¿Se financió el gasto operativo o se cubrieron deudas? Si ocurrió esto último, ¿ya nos estamos haciendo cargo los argentinos de la deuda de Marsans? (…)

Más importante aún, queremos saber dónde está el plan de trabajo. ¿Cuánto costará a los argentinos el plan de trabajo? (…) le pedimos al oficialismo: una idea, un numerito acerca de cuánto le va a costar a los argentinos Aerolíneas Argentinas.

(…) Se lo pedimos a la gente que el gobierno puso en la empresa, que está desde hace cuatro meses y medio y que todavía no formuló una sola denuncia penal por ese desmanejo de fondos que denuncia el oficialismo. Tampoco ha elaborado un solo plan de trabajo, o por lo menos no lo ha presentado ante la comisión bicameral, que era el órgano que lo debía recibir (…).

Entonces, no le pedimos mucho; simplemente solicitamos un numerito.

SR. ROSSI, AGUSTIN OSCAR (FPV-PJ)Cero.

SR. BULLRICH, ESTEBAN JOSÉ (PRO) Queremos aclarar un punto respecto del cual deseo agradecer la cifra que nos han suministrado, que es igual a cero. Lo mismo dijo el señor diputado Alejandro Rossi.

[…]

creo que debemos tener un plan porque la falta de éste, la improvisación, nos lleva a tirar manotazos, lo que constituye algo que los argentinos ya hemos vivido. Cuando uno tiene desesperación por obtener fondos toma decisiones que terminan perjudicando a algunos. Al respecto, voy a citar un solo ejemplo.

Durante este año, una parte de esos 1.100 millones de pesos surgieron de una transferencia de 495 millones de pesos de los planes de vivienda que tenía el gobierno nacional. Estos últimos estaban destinados al famoso proyecto que en 2004 presentó el entonces presidente Néstor Kirchner para la construcción de 420 mil viviendas. Al 10 de diciembre del año pasado sólo se habían construido 74.500, lo cual estaba lejos de las 420 mil originalmente proyectadas.

La señora presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, construyó durante el corriente año entre 7.500 y 8.000 viviendas. Es decir que faltarían construir aproximadamente trescientas mil viviendas para cumplir el objetivo del plan trazado en 2004.

Sin embargo, ante el apuro de cubrir los huecos que tiene Aerolíneas Argentinas se detraen de los planes de vivienda 495 millones de pesos. Esto es lo que se genera cuando no hay planificación y previsión. (…)

¿Alguien puede sostener realmente que la gestión de la Secretaría de Transporte es exitosa? Como diputado también señalo que los argentinos están apelando al uso de la bicicleta porque es el único medio de transporte que Jaime no vigila. Entonces, no sigamos sosteniendo a funcionarios que no están cumpliendo con su deber y que están costando mucho dinero a los argentinos. Nuestra responsabilidad es cuidar ese dinero.

(…) ¿podemos sostener a funcionarios que no están cumpliendo con su tarea? (…) ¿cómo argentinos podemos seguir bancando este curro? ¿Podemos seguir bancando este buzón que nos quieren vender? ¿Como argentinos vamos a pagar por tercera vez la ineficiencia de funcionarios y de grupos económicos? ¿Como argentinos, no como políticos, podemos seguir pagando este curro? Desde el PRO, desde este bloque, como diputados y como argentinos, decimos que “no”, terminantemente “no”.

SR. DE MARCHI, OMAR BRUNO (Demócrata de Mendoza) – (…) En casi todos los discursos que avalaron el dictamen de mayoría se habló muy sueltos de lengua de expropiación, una palabra que en sí misma significa incertidumbre, inseguridad, barbaridad.

Sinceramente, a esta altura del partido quiero saber si los diputados que votarán por la afirmativa, a la vez son capaces de garantizar con su propio patrimonio los perjuicios económicos que sin duda esta decisión acarreará al país. Los desafío a que levanten la mano para que se vaya tomando nota de cada uno de ellos, porque insisto en que esto traerá un perjuicio a los sectores más humildes, que son los que siempre pagan el pato en este país. (…)

¡Los invito y los desafío a que levanten la mano para que por Secretaría se tome nota de quiénes se van a hacer responsables económicamente con su propio patrimonio de la decisión que hoy estamos tomando!

Como algunos levantaron la mano, pediría que por Secretaría se tome nota. Lo sugiero para que quede para el archivo.

¿¡No hay más manos!?

Les pediría que no se enojen. Levantan la mano, se toma nota y se acabó. El problema es sencillo.

Indudablemente, como país estamos cometiendo un grave error, de esos que atacan y revientan la confianza. Y la confianza no se recupera fácilmente, demora años y años en recobrarse. (…)

Para colmo ahora va a pasar a ser -entre comillas- el dueño de otra de las empresas que va a operar el sistema; entonces caemos en la barbaridad de que la propia autoridad que tiene que regular y establecer reglas de juego claras va a operar también como un jugador más dentro del esquema.

(…)

La tarifa tiene que estar finalmente regulada por la oferta y la demanda, porque cuando no está regulada, como sucede en este caso, quienes terminan pagando los subsidios son los sectores más humildes. (…)

Un sistema de subsidios objetivo sirve por supuesto para que ciertas comunidades no se queden aisladas. Esto puede ser discutible o no, pero tiene olor a sustentabilidad. Pero lo que se está aprobando es perpetuar más de lo mismo. Es ir generando nichos para el fomento de la corrupción. (…)

¿Acaso alguien duda a esta altura del partido que desde la propia Secretaría de Transporte se generan a propósito estos sistemas de subsidios para todas las empresas del ramo? Porque de esta manera las transforman en rehenes del sistema; se ahoga a las empresas con regulaciones para que los subsidios se transformen en el oxígeno, y paralelamente en el negocio de la Secretaría. (…)

Vuelvo a decir algo que señalé cuando tratamos el tema de las AFJP: no nos corran más por izquierda, porque aquí -lo digo con todo respeto por aquellos a los que no les cabe el sayo- los únicos que van por izquierda son los negocios de este gobierno.

Me pregunto si es más estratégica Aerolíneas Argentinas que la inversión educativa. ¿Es más estratégica Aerolíneas Argentinas que el sistema de salud del país o el sistema de inversión en seguridad?

Lo que pasa es que ni en la educación ni en la salud ni en la seguridad hay cajas. ¿Esto es realmente redistribución de la riqueza? No, señores; esto es hipocresía. Ya se lo ha dicho recién y hay que repetirlo: esto es hipocresía.

Jaime debe renunciar ya, pero por dignidad; nadie acá lo sostiene. La gestión de Ricardo Jaime, que es amigo personal de Néstor Kirchner, es la gestión más desastrosa y turbia que se recuerde en las últimas décadas en este país.

Todo lo vinculado al transporte público anda mal, todo. Podemos analizar el sistema ferroviario, con el papelón del tren bala incluido, podemos hablar del sistema de transporte automotor, un desastre a pesar de los empresarios, porque como todo depende en definitiva de los subsidios -y ya dijimos que son el negocio de la Secretaría- es el Estado finalmente el que define las variables que rigen la actividad del transporte automotor, y no en este caso el mercado.

El que define eso es el Estado, y en este caso el Estado soy yo, diría Jaime, claro que a costa de los impuestos que pagamos todos.

(…) A esta altura me está pareciendo, a juzgar por la obstinación con la cual se lo defiende y se lo mantiene, que Jaime es sólo un mensajero. Quizás haya alguien más arriba que lo sostenga, y si lo siguen sosteniendo a Jaime, como lo sostienen, habrá que ir más arriba para ver de quién es la mano salvadora que aún lo sigue manteniendo a flote.

SR. PAIS, JUAN MARIO (FPV-PJ) – (…) Quizá no sea esta la solución que más nos complazca, pero no vemos una mejor para garantizar la continuidad de un servicio esencial.

En este marco queremos aclarar que vamos a pagar -conforme con la ley de expropiaciones- un peso. También es cierto que como accionistas mayoritarios nos haremos cargo del pasivo. Pero lo importante es que vamos a poder revisar ese pasivo -como lo haría cualquier accionista que integra el directorio de una empresa-, a fin de pagar lo que es legítimo y cuestionar en los tribunales nacionales lo que sea ilegítimo. Además, si hubo directorios que aprobaron balances falsos, es algo que podremos rever y sus integrantes después tendrán que rendir cuentas en los tribunales penales, y no en el CIADI, como algunos están propiciando para que nos demanden.

Los pocos recursos que tiene este Estado los va a poner para que sigan volando los aviones y para que tengamos un servicio aerocomercial que opere con normalidad. De ninguna manera los vamos a usar -como se propicia en algunos de los proyectos de la oposición- para pagarle a Marsans. Hago esta aclaración porque lo que no dicen los proyectos que propician expropiar los activos de la empresa, es que en ese caso habría que pagarle ahora a Marsans. Ellos propician pagarle a Marsans y nos cuestionan que queramos hacernos cargo del pasivo. Nosotros no queremos pagarle un peso a quienes mal administraron la empresa.

Por lo tanto, pretendemos acceder al control jurídico de la compañía, y no solo al gerenciamiento, que es lo que hoy tenemos. Tener el control jurídico implica hacernos cargo del paquete accionario como propietarios, y así cumplir dos objetivos: en primer lugar, asignar hasta un diez por ciento a los trabajadores mediante el sistema de propiedad participada. Queremos involucrarlos en la gestión y en el manejo de la empresa.

En segundo término, podremos mantener la normalidad del servicio al tiempo de investigar la gestión anterior, con la potestad que nos otorgue ser titulares del paquete accionario mayoritario.

Diría también que esta empresa -que continuará siendo una sociedad anónima- le va a seguir debiendo los impuestos al Estado. Pero esperamos que los pueda pagar con la utilidad que obtenga a partir de una mejor gestión. (…)

**VOTACIÓN**

SR. GORBACZ, LEONARDO ARIEL (Solidaridad e Igualdad (SI) – ARI (T.D.F) – Señor presidente: quiero proponer una modificación sobre la base de la que ya ha sido leída por Secretaría.

El último párrafo del artículo 3º quedaría redactado del siguiente modo: “A efectos del reequipamiento y mejoramiento de los servicios, en el plazo máximo de ciento ochenta (180) días, el organismo que se designe, garantizándose la composición federal del mismo, formulará un Plan General de negocios, estratégico y operativo de mediano y largo plazo. Dicho Plan será informado a la mencionada Comisión Bicameral.

“El mismo deberá contemplar especialmente las necesidades de aquellas regiones del país que dependan de manera fundamental del transporte aéreo.” (…)

SR. BULLRICH, ESTEBAN JOSE (PRO) – Señor presidente: propongo que al final se agregue otro párrafo que diga que no obstante el plazo de 180 días establecido para el citado plan, en un plazo de 30 días se presente a la comisión bicameral una liquidación de todos los recursos invertidos por el Estado nacional hasta la fecha, y a partir de allí cada 30 días una liquidación de los recursos del Estado nacional invertidos en las empresas Aerolíneas Argentinas y Austral. (…)

SR. WEST, MARIANO FEDERICO (FPV-PJ) – Señor presidente: aceptamos la modificación propuesta por el señor diputado Gorbacz y rechazamos la del señor diputado Bullrich. (…)

SR. PINEDO, FEDERICO (PRO) – Señor presidente: este artículo habla de acciones para recuperar patrimonio que provenga de acciones contrarias al interés social cometidas por los administradores. Propongo que hacia el final de artículo, cuando dice “administradores” se agregue “o funcionarios que pudieran ser responsables”. (…)

SR. WEST, MARIANO FEDERICO (FPV-PJ) – Señor presidente: no se acepta la modificación en el entendimiento de que el texto del párrafo anterior es suficientemente claro.

[…]


VERSIÓN TAQUIGRÁFICA HCSN – 23° Reunión – 21° Sesión ordinaria – 17 de diciembre de 2008

Presidencia del señor presidente provisional del H. Senado, D. José Juan Bautista Pampuro y del señor vicepresidente 1° del H. Senado, D. Juan Carlos Marino

[…]

Sr. Morales (UCR) — (…) Nosotros dijimos que íbamos a llegar en estas condiciones; dijimos que íbamos a llegar con un proyecto de expropiación de la peor manera. Esta es la peor salida; primero por lo cara, porque es la salida más onerosa para todos los argentinos, y, después, porque jurídicamente es el peor camino. De hecho, hasta acá también habría que hacer un análisis sobre cuál ha sido la actuación del gobierno, del Congreso y de la Comisión Bicameral que se ha creado a estos efectos.

En ese sentido, nosotros sostenemos lo que planteamos en el debate anterior: que, lamentablemente, hasta acá, el gobierno ha hecho todo mal. El Poder Ejecutivo ha hecho todo mal de la mano del secretario de Transporte, que firmó un acta-compromiso por la que establecía una relación jurídica con la empresa, que ha sido presentada en el expediente del concurso y que todavía tiene vigencia. Si hay algo que no entiendo es cómo algunos funcionarios y legisladores aún dicen que ese acta no tiene vigencia.

Repito: el acta fue la que le dio sustento a una relación jurídica por la que el Estado está gastando plata. Es la base de un expediente administrativo que le da sustento al gasto, a erogaciones en las que el Estado incurre desde el mes de julio. (…)

Esas erogaciones se sostienen en un expediente administrativo que tiene como base la relación jurídica de la que hablé, es decir, nada más y nada menos que el acta que firma el señor Ricardo Jaime y que, luego, también suscribe el ministro de Planificación. Esa misma acta es la que le genera derechos a la empresa y la que utilizará el Grupo Marsans para hacer un juicio multimillonario a la República Argentina. (…)

Con el proyecto que presenta el oficialismo, todos los argentinos vamos a pagar 2.540 millones de pesos, que es el valor del Patrimonio Neto del paquete accionario de la empresa Aerolíneas Argentinas más los 1.000 millones que estamos poniendo. Nadie nos ha contestado en carácter de qué estamos poniendo los 1.000 millones que vamos a aportar hasta fin de año, y esto es lo que estamos planteando. Digo esto porque en el Congreso de la Nación nadie se opone a que el Estado argentino tenga línea de bandera. Lo que nosotros exigimos al Poder Ejecutivo es que implemente una política aerocomercial, ya que no la tiene. (…)

El camino que estamos proponiendo es contar con una empresa sacándole al pueblo argentino la menor cantidad de plata posible y con la mayor seguridad jurídica viable. Porque lo que va a venir ahora es que Marsans nos va a hacer un juicio. Ya no importa si nos hará juicio ante el CIADI; el tema es que lo va a hacer aquí, en el país. Van a plantear como argumento el tema del acta y estaremos litigando por años. De hecho, quiero ver qué pasa después. Porque, sin volver a entrar en lo referido como una relación de pareja, dentro de unos años, no quisiera decir aquí: “¿Ven? Nosotros lo habíamos dicho”, como decía mi abuela Gertrudis, quien siempre tenía la razón. No vaya a ser cosa que, después del juicio que hagan en el país, terminemos pagándole, además, 400 millones de dólares. ¡Ojo! Acordémonos de esto, dejémoslo escrito en la versión taquigráfica, no sea cosa que, además de pagar 3.500 millones de pesos, terminemos pagando al Grupo Marsans 400 millones de dólares. Esta es la situación que vemos a futuro. Creemos que se ha tomado el peor camino, la propuesta más onerosa, y que tendremos que pagar esto todos los argentinos. (…).

¿Sabe, señor presidente, cuánto cuestan los 200 pesos que están por otorgar a los jubilados? Son apenas 200 pesos. (…). De hecho, el gobierno tiene la plata para ese adicional, porque a través de la administración y del manejo de los fondos de las AFJP, hasta fin de año, va a disponer de más de 2.800 millones. Justamente, 500 pesos para los jubilados significan 2.800 millones. Sin embargo, vamos a gastar 3.500 millones en este asunto. (…)

Sr. Giustiniani (Socialistas) — Señor presidente: llegamos al debate que sabíamos que íbamos a tener y al punto que se iba a llegar cuando el 4 de septiembre pasado se trató la anterior norma.

En aquel momento le decíamos a la mayoría que íbamos a estar hoy tratando la expropiación. Y no es que tuviéramos la bola de cristal sino que sabíamos que lo que se ve hoy ha sido un partido de truco entre tramposos.

Este partido de truco entre tramposos todavía no ha finalizado, ni siquiera luego de que se vote el proyecto de ley en consideración.

¿Por qué digo esto? Porque con lo que hoy se vote no se cierra el debate del futuro de Aerolíneas Argentinas.

¿Cuál es la propuesta del oficialismo para manejar a futuro Aerolíneas Argentinas? ¿Será que el partido de truco entre mafiosos continúa, al punto de que el domingo en un diario de tirada nacional uno de los principales analistas políticos del país —que sabe estar bien informado— dice que el Grupo Marsans puede llegar a incorporarse como socio minoritario en el futuro de Aerolíneas Argentinas? ¿Es esto posible? (…)

Sr. Presidente (Pampuro). — Calma senador Guinle, lo veo muy nervioso.

Sr. Guinle (PJ) — Habló de mafiosos.

Sr. Giustiniani (Socialistas) — Dije tramposos. (…) Creo, señor presidente, que la historia de Aerolíneas Argentinas es la crónica de un saqueo donde no hay nada que festejar sino que, por el contrario, es una historia dramática frente a la cual, entre todos, más allá del debate y de las distintas posiciones, deberíamos actuar con altura, a fin de buscar un camino positivo hacia adelante en beneficio de los intereses nacionales. (…)

El Grupo Marsans compró Aerolíneas Argentina por un dólar. Esa es la cifra que pagó.

Vaciaron la empresa y ahora quieren cobrar. Es fundamental que lo recordemos, porque en esta historia, que tal vez sea una de piratas, con fraudes contables que se sucedieron, los señores Gonzalo Pascual, Gerardo Díaz y Antonio Matas eran los accionistas mayoritarios de esta empresa; y el señor Antonio Matas, en un programa de televisión en la República Argentina dijo, producto de su pelea con los otros señores, que no había que pagar un solo peso por Aerolíneas Argentinas y Austral.

Toda esta historia fue reiteradamente denunciada. La Auditoría General de la Nación en 2002 había dicho en un informe que la insuficiencia de capital aportado genera la otra cara de la moneda, es decir, el endeudamiento crónico. Esta es la metodología del vaciamiento.

Y esto dio motivo para que el Estado nacional, junto con los trabajadores, con la propiedad participada, rechazara permanentemente los balances de Aerolíneas Argentinas, que no convalidaran esta política de saqueo y vaciamiento. En 2006, en un viaje a España, se hizo un acuerdo con el gobierno español por el que el gobierno argentino aceptaba los balances de 2005, consintiendo de esa manera los balances de 2002 a 2004, que hasta ese momento había rechazado. (…)

Además, es necesario que exista la responsabilidad de tener que rendir cuentas en la Justicia por parte de los funcionarios nacionales que miraron para el costado o bien que fueron conniventes con estas políticas.

Porque si existe una parte, que es la del capitalismo depredador, que en su fase neoliberal realizó estas políticas de reapertura, de regulación y privatizaciones, y que llevó a que América latina no sea la región más pobre del planeta pero sí la más desigual, es porque fue chupada su sangre a partir de estas privatizaciones. (…)

Creo que hay un debate pendiente si queremos poner un punto de inflexión al neoliberalismo. Porque ese CIADI es producto de los tratados multilaterales de inversión y de la política del saqueo de los países desarrollados, con grandes empresas que vinieron a usufructuar nuestras riquezas naturales y que protegían “sus inversiones” con las terribles rentabilidades que se llevaron de nuestros países.

Por eso, teniendo en cuenta lo que han expresado en su momento distintos constitucionalistas, nosotros no votamos aquellas leyes en los 90, que avalaban todos estos tratados multilaterales de inversiones. Estamos de acuerdo con la posición sostenida por el doctor Rosatti por la que se debe someter todo esto al control constitucional argentino, para saber si afectan el orden público, porque estamos seguros de que sí lo afectan. Estamos seguros de que, respecto de todo esto que se ha hecho en los 90, tenemos que dar un debate sobre una nueva posición política, pero que esté sustentada también en lo jurídico, pues esa política del saqueo era totalmente anticonstitucional. (…)

Por todas estas razones, insisto, la propuesta que le estamos haciendo al Parlamento nacional junto con el bloque de la Unión Cívica Radical —el dictamen en minoría—, la Coalición Cívica y el Partido Socialista pensamos que resguarda el interés nacional; pensamos que junto a la constitución de una comisión investigadora, que determine la responsabilidad tanto de la empresa como de los funcionarios, es la manera de caminar hacia una nueva posibilidad de servicios públicos que beneficien verdaderamente a la gente, al Estado argentino y no a pequeños grupos concentrados de capital internacional.

[…]

Sr. Rodríguez Saá (PJ San Luis) – (…) En otras épocas, con muchos de los senadores que componen este cuerpo y que han sido gobernadores —incluso con el ex presidente Kirchner y con el ex presidente Duhalde, que también fueron gobernadores de sus respectivas provincias— hemos luchado juntos contra el discurso único, que permitía que el neoliberalismo hiciera lo que quisiera. (…) En este aspecto, nada ha cambiado. Seguimos con el discurso único. Ahora la moda es otra; por lo cual después tendremos que lamentarnos de que seguimos modas en lugar de reflexionar. No todo es blanco ni negro; no todo es extremadamente malo ni extremadamente bueno. Hay caminos y formas de transitar y de tomar decisiones que pueden mejorar esos caminos a recorrer. (…)

¿Y por qué digo que era un discurso único? Porque ante el planteo de la compraventa presentada por el secretario Jaime había otros caminos que, por lo menos, nos tendrían que haber permitido analizar; cosa que no sucedió.

Efectivamente, se podría haber propuesto comprar las acciones; adquirir los activos; usar la figura de rescate, en su acabada concepción jurídica del Derecho Administrativo; expropiar las acciones o los activos; crear una nueva empresa Aerolíneas Argentinas; autorizar el funcionamiento de otras empresas o fortalecer a las que estaban funcionando; plantear la caducidad de las concesiones, tal como lo expresa el proyecto de la senadora González de Duhalde; y, de esa forma, garantizar las rutas y contar con los activos, como para poner en funcionamiento de forma inmediata la nueva o la vieja empresa Aerolíneas Argentinas, o como se la quiera llamar. (…)

Muy bien. Se nos llevó al discurso único. El único camino era el acta de Jaime, pero con la modificación de la Cámara de Diputados que era una genialidad, según la cual íbamos a pagar lo que dijera el Tribunal de Tasaciones. Y nos daban la cátedra de que, con eso, no hacía falta declarar la no ratificación del acuerdo porque lo que se aplicaba era la ley. (…)

Nos garantizaron acá que sí, que lo tenían que aceptar obligatoriamente. Pero no fue así y aquí estamos de nuevo ante el camino único.

Por eso, con todo respeto al senador miembro informante, por quien siento afecto y respeto intelectual, le corregí cuando explicábamos lo de la comisión mixta, la de las privatizaciones.

Porque ahí se muestra el discurso único. El único camino es la expropiación —según el dictamen de la Comisión— de los activos o de las acciones. Pero hay otros caminos; yo elegí uno para el dictamen, el de la quiebra con continuidad, que en el acta se cierran en que no es viable. (…)

Cuando se trataba el tema, se preguntó por qué los representantes del Estado habían aprobado, antes de firmarse el acuerdo, los balances de los años 2001, 2002, 2003 (…), que el Estado se había negado a aprobar.

Entonces, ¿por qué se aprobaron antes de firmarse el acuerdo? Porque de esa forma se sella la impunidad: “Si están aprobadas las cuentas, ¿de qué vaciamiento me hablan?” Pero si caen en quiebra, el juez puede investigar bien todas y cada una de las razones. (…)

Si nosotros hiciésemos el camino de la quiebra, reitero, si hiciésemos el camino de la quiebra, la seguridad jurídica estaría garantizada, porque serían los jueces de la Nación Argentina y los procedimientos de la Nación Argentina —ya se sabe que el fallo del juez puede ser apelado ante la Cámara y existe una Corte Suprema— los que la garantizarían. Sobre todo porque la Corte Suprema tiene buena reputación ante los ciudadanos argentinos y creo que también ante los del mundo.

Entonces, tenemos un camino que marca la máxima seguridad jurídica en un Estado, con la división de los poderes. (…)

El camino de la expropiación nos lleva, primero, al reconocimiento de las deudas. Ustedes tienen que recordar que le dijeron al pueblo argentino — y se los reclamo sinceramente, con corazón peronista y argentino— que iban a pagar cero peso o un peso. El sólo hecho de expropiar hace que nos hagamos cargo de toda la deuda, que es de alrededor de 800 o 900 millones de dólares. Es decir que nos hacemos cargo de 800 millones de dólares y del juicio de expropiación que seguramente nos costará muchos millones de dólares, además de todos y cada uno de los suculentos honorarios que cobrarán los abogados internacionales y las consultoras para hacer las defensas. Esto no se ha tenido en cuenta, pero hay que hacerlo. (…)

Entonces, hoy cuando expropiemos debemos saber que estamos pagando y haciéndonos cargo de toda la deuda y que nos tendremos que hacer cargo del juicio de expropiación, de la indemnización que fije el juez y de los honorarios que se van a devengar no solamente a favor de los abogados que participen, sino también de los contadores, de los tasadores y de todos los que intervengan.

Esto tiene que ver con otra cosa, que significa un alto desprestigio para la clase política, llamada doble discurso. Es decir, expresar una cosa y después justificar otra. (…)

El final anunciado es que vamos a terminar pagando, en este juego de tramposos, millones y millones de deuda, de déficit operativo y de indemnizaciones por esta expropiación. Y la única habilidad que va a tener el gobierno es postergar el juicio lejos, para que cuando haya que pagarlo ellos ya estén lejos del poder. Pero eso no es gobernar un país. Por lo tanto, tenemos que encontrar una solución. (…)

en el Congreso argentino existe una mayoría automática; discúlpenme que lo diga, pero es la realidad. En ese sentido, el resultado de la votación de hoy no es ningún secreto. Y después, la señora presidenta dirá “qué quieren que haga si esto me lo impone el Parlamento”.

Pero esta iniciativa no la impone en el Parlamento. Que quede en la versión taquigráfica que no se trata de una imposición del Congreso; que no es un intento de los diputados y senadores. Digo esto porque cuando tienen que tratar una declaración, tienen que consultarlo previamente con el Poder Ejecutivo. En consecuencia, no creo que hayan tomado la decisión de impulsar un proyecto de estas características —tan riesgoso— por iniciativa propia. Si lo hicieron, los felicito y estoy totalmente dispuesto a rectificar lo que dije. Pero como conozco el funcionamiento de la Argentina, de los partidos políticos y del gobierno, creo —tengo la sospecha— de que no fue así. (…)

En consecuencia, posteriormente se dirá que el Parlamento, como autor de esta ley, fue el responsable de las graves pérdidas que esto trajo al país; y le harán un monumento al secretario Jaime, pues él ha sido el salvador y nosotros los verdugos. (…)

Sra. Negre de Alonso (PJ San Luis) – (…) Primera reflexión, presidente: ¿quién tiene el poder real de la compañía? El Estado nacional, en virtud del acuerdo y por la sentencia que dictó el juez Fournari el 21 de noviembre de 2008.

Además, dicho juez ordena la participación de un interventor veedor respecto de los actos que se estén realizando en la compañía. Por lo tanto, la Ley de Quiebras establece que el juez de la quiebra debe entregar el servicio concesionado inmediatamente al Estado o al órgano que lo entregó.

Inmediatamente, reitero. Solo si en 30 días el Estado no responde y el juez cree que no puede continuar en funcionamiento, se cierra la empresa.

En este caso, el gobierno tenía la empresa. El Estado argentino, —el Poder Ejecutivo— a partir de la firma del acta acuerdo, tenía a su cargo la gestión de la empresa, lo cual ratificó y profundizó con la sentencia que le dictó el juez contencioso administrativo federal Fournari el 21 de noviembre de 2008.

Entonces, ¿de qué cierre y liquidación de empresa me hablan? Está prohibido cerrar la empresa que presta servicios públicos. Es mentira cuando dicen que se iba a liquidar la empresa.

Está absolutamente prohibido. El Estado tenía el control de la empresa, el control de la gestión, y fue ratificado por el juez, que no era el del concurso —promovieron una acción separada— porque el Estado era el que proveía el flujo de fondos.

Entonces, ¿qué quedaba, señor presidente? ¿Purgar la conducta de aquellos que, desde junio de 1998 hasta ahora, han actuado en Aerolíneas Argentinas, tanto en el directorio como en su calidad de accionistas? ¿Impedir las acciones concursales para que alcanzaran a todos aquellos que han intervenido —Interinvest, Grupo Marsans, SEPI e Iberia—, y recompusieran el patrimonio, que dicen, fue desbaratado de Aerolíneas Argentinas?

¿Qué se quiere impedir? ¿Que no se investigue a los terceros que hicieron negocios, transferencias y cesiones con los bienes de Aerolíneas Argentinas desde junio de 1998, que es el plazo máximo que establece la ley de concursos?

¿Por qué nos hacemos cargo de un pasivo que, en realidad, debe ser investigado por el juez de la quiebra? (…)

Dijo que se iban a investigar a los actuales accionistas mayoritarios. He allí el espíritu del legislador, solamente los mayoritarios. ¿Y los minoritarios? (…)

Se nacionaliza la deuda privada. Se impide investigar a los administradores y a los terceros. (…)

Sr. Pichetto (FPV) — (…) la señora senadora Negre de Alonso sostuvo que era imposible que el juez decidiera no continuar con un servicio público. Pues bien, en el caso de la quiebra con continuidad el juez siempre tiene la responsabilidad a su cargo, por lo que en la instancia en que el servicio no es sostenible en términos de la empresa lo comunicará a las autoridades. (…)

Por lo tanto acá estamos frente a limitaciones estructurales, por lo que yo ratifico algo que expresó el citado juez en la sentencia: sostuvo que la falta de especialización y de medios para un juzgado a efectos de poder sobrellevar adecuadamente la administración de una empresa de la envergadura de Aerolíneas Argentinas no es el mejor camino. No determina, además, un camino de certezas. El Poder Legislativo le estaría delegando la responsabilidad de la conducción de una empresa como esta a otro poder del Estado y no estaría resolviendo la cuestión de fondo que se le plantea al pueblo argentino, que es la carencia estructural de un servicio aéreo que lo requiere desesperadamente para el turismo, el comercio y el desarrollo económico que la Argentina necesita.

Sra. Negre de Alonso (PJ San Luis) – (…) Cuando empecé a exponer dije que queremos la aerolínea del Estado para la integración, el turismo, el desarrollo. El Estado así lo asumió el 17 de julio, cuando firmó el acta. A partir de ese momento se hizo cargo de la administración, de la financiación y del control, que profundizó con la cautelar que dictó el juez Fournari. El juez Fournari dictó una cautelar a favor del representante del Estado, el señor Alak, en el sentido de que no se lo puede tocar; de que se le deje manejar el dinero, la unidad de negocio. No podemos desconocerlo. Fácticamente el Estado tiene en sus manos el manejo de Aerolíneas Argentinas. (…)

Lo que nosotros tenemos que entender —ya sé que están en contra y que el voto está decidido— es que tenemos otra herramienta jurídica. La quiebra es “liquidativa”, menos en el caso de los servicios públicos. Se devuelve el servicio al Estado. No es que el Estado se lo va a quedar gratis: va a tener que pagar el valor del activo, que lo fijará el juez, pero la administración no la tiene el síndico. El síndico sigue en las tareas concursales procesales: investigación de la deuda, investigación de los actos fraudulentos de los administradores, de los terceros; extensión de quiebra; pero no tiene intervención en la administración. (…)

Lo más importante es que no hay que hacer pública la deuda privada. No hay que pagar la fiesta de aquellos que desde el año 90 —cuando se privatizó— hasta ahora crearon el pasivo.

Peor, lo que se ha dicho en esta comisión del Senado cuando fue la ley anterior de rescate: los millones y millones de dólares que la SEPI había entregado para sanear Aerolíneas Argentinas y que se fueron a otro lado.

Todo eso se podría recomponer con una quiebra. Pero fundamentalmente, ¿sabe qué, presidente? No pagaríamos la fiesta de los extranjeros con la plata del pueblo argentino.

Sra. Estenssoro (Coalición Cívica) – (…) Creemos que el camino que ha elegido el gobierno nacional —y que obliga a sus legisladores a acompañar— es el peor y más costoso para los argentinos. Además, plantea un futuro incierto, porque una empresa que tiene que arrastrar una deuda de 3.200 millones de pesos, en este contexto, es una compañía que no tiene un futuro cierto. En cambio, limpiarla de su deuda y empezar de nuevo era algo que iba a dar posibilidades de mayor éxito a la actual gestión. (…)

Me pregunto por qué y hasta cuándo los encargados del transporte en la Argentina y, también, quienes están a cargo de la infraestructura, de la obra pública —que está demostrado que no están cumpliendo adecuadamente con sus funciones— seguirán en sus cargos. ¿Por qué cada vez concentran más fondos públicos, más dinero, más poder, mientras millones de argentinos, los más vulnerables, tienen que viajar en esta situación, tienen que ir a sus trabajos y pagar sus impuestos —ya que no se acogen a blanqueos— y vivir en esta situación?

Un Estado responsable es el que les alivia la carga. Un Estado comprometido con la justicia social y la redistribución del ingreso es el que le alivia la carga a los millones de argentinos, de ciudadanos, que tienen que viajar en transporte público para trabajar o lo deben hacer en avión para ver a sus familias o para llevarlos a un hospital por una emergencia.

Entonces, este es el Estado que alivia la carga y no el que hace de los servicios públicos —y el transporte es un ejemplo— un maltrato, un malestar o un suplicio, además de poner en riesgo la vida de miles de personas todos los años. (…)

En cuanto al tema de Aerolíneas Argentinas, por todo lo que se ha dicho hoy y en la sesión pasada, así como en el cúmulo de reuniones en donde tratamos proyectos en los que no se comprende cuál es el objetivo del Poder Ejecutivo, me preocupa un gobierno que sigue tomando decisiones con una precariedad técnica alarmante. Me preocupa que funcionarios como el secretario Jaime o el ministro De Vido sigan en sus cargos a pesar de haber demostrado que no son idóneos para las funciones que tienen que desempeñar y, también, que se obligue a los legisladores de la mayoría a avalar proyectos que, por todo lo que hemos dicho, tienen fisuras muy grandes. (…)

Sr. Presidente (Pampuro). — Senadora: le solicita una interrupción el senador Marín.

Sra. Estenssoro (Coalición Cívica). — Sí, se la concedo, señor presidente.

Sr. Presidente (Pampuro). — Para una interrupción, tiene la palabra el senador Marín.

Sr. Marín (PJ) — Señor presidente: la señora senadora ya se refirió dos veces a que “estos senadores están obligados”. Y creo que ello constituye una falta de respeto para con sus colegas senadores. A nosotros, por lo menos, nadie del Ejecutivo nos ha obligado con relación a la decisión que teníamos que tomar. Creo que la señora senadora se excede, por lo menos, en lo que expresa. Y si indudablemente en su partido pasa eso, le diría que en el nuestro no. (…)

Sra. Estenssoro (Coalición Cívica) — Señor presidente: es la única explicación que encontré para no poder hacer modificaciones a los proyectos que envía el gobierno y no poder incorporar las propuestas que hacemos los miembros de la oposición e, incluso, senadores del propio bloque de la mayoría para mejorar y para que podamos resolver los problemas.

Voy a dar un ejemplo de esta precariedad institucional y técnica, a la que, al menos, los senadores de la oposición sentimos que estamos sometidos. Cuando empezamos a discutir este tema en comisión, en septiembre, vino Ricardo Jaime, y ante la pregunta del senador Giustiniani de por qué no se procedía a una expropiación de los activos y de los bienes muebles e inmuebles —reitero, de los activos de la compañía—, ¿saben qué dijo? Voy a leer: “Creo que usted habrá leído la Ley 21499, que es la de expropiaciones que tiene la Nación Argentina. Si la lee detalladamente no encontrará en ninguno de sus artículos que se hable de expropiación de empresas ni de acciones de empresas. Se hace referencia a bienes muebles e inmuebles”.Se ve que quien no había leído la ley de expropiaciones era el secretario Ricardo Jaime, que sigue en su puesto. Digo esto porque el artículo 4° de la ley dice: “Pueden ser objeto de expropiación todos los bienes convenientes o necesarios para la satisfacción de la utilidad pública,cualquiera sea su naturaleza jurídica, pertenezcan al dominio público o al dominio privado, sean cosas o no.”

Lo contradictorio es que en septiembre, Ricardo Jaime decía que no se podían expropiar acciones; y hoy parece que expropiarlas es la única solución. Entonces, evidentemente, el señor Ricardo Jaime no puede estar al frente de una área tan sensible, que está costando vidas a la gente, dinero al erario público y que, además, genera situaciones de inseguridad y de malestar en la Argentina. (…)

A mí me gustaría que nos explicaran antes de que concluya esta sesión por qué no podemos expropiar solamente los activos de Aerolíneas Argentinas, sino que también debemos hacer lo propio con las acciones —el camino de las acciones es el peor, porque nos vamos a hacer cargo de esos 3200 millones de deuda y, en realidad, no es necesario; además, será un peso enorme para la gestión futura de la empresa—, si hemos consultado a especialistas, incluso a senadores y senadoras que son abogados, y ellos dicen que este camino sí es posible.

Entonces, ¿por qué el gobierno y el bloque oficialista proponen ese camino, que es el más perjudicial, como única salida?

Además, el gobierno dijo: “¡No vamos a pagar ni un peso!” Sin embargo, 3200 millones de deuda es muchísimo más que un peso. En este sentido, para que sepamos de qué estamos hablando cuando nos referimos a 3500 millones, hay que decir que de deuda tenemos 2500 millones; más 1000 millones que se pagarán este año, en estos meses, para financiar la operación. Por lo tanto, no entiendo cómo vamos a reducir el déficit operativo a 17 millones por mes, cuando ahora el gobierno está aportando 130 millones mensuales para que funcione la empresa. Y al respecto, no nos han presentado ningún plan que demuestre cómo se bajará ese aporte que está haciendo hoy el gobierno de 128 millones al mes a los 18 millones que ha mencionado el señor senador Calcagno y Maillman. Por consiguiente, como siempre, tenemos que creer a ciegas todas las cosas. (…)

¿Por qué no nos explican, antes de votar, la razón por la cual no podemos expropiar solamente los activos y dejar que las deudas —como muy bien explicaron la senadora Negre de Alonso, el senador Giustiniani y los senadores del bloque radical— queden del lado de quienes las contrajeron? O sea, por un lado, en cabeza de los accionistas mayoritarios, pero también, investigando la responsabilidad de los directores que estaban en ese Directorio en nombre del Estado, no para refrendar el vaciamiento de Aerolíneas, sino para asegurarse de que no pasaran estas cosas.

Porque ahora es muy fácil hablar de lo que pasó en los 90 o en 2001, pero ¿vamos a hacer la vista gorda con lo que ha pasado desde 2003 en adelante, cuando el Estado tenía directores que debieron haber evitado y denunciado esta situación mucho antes de que la empresa acumulara un pasivo de 3200 millones de pesos, poniendo en riesgo la integración y la comunicación dentro del país? Por eso, me gustaría que nos explicaran y nos dijeran claramente por qué no hacemos la expropiación de los activos y dejamos las deudas del lado de quienes las contrajeron. (…)

Una sociedad integrada no es solamente una sociedad donde haya aviones sino donde nos respetemos aquí, en el Congreso de la Nación. Lo que dijo la senadora “Chiche” Duhalde es muy importante: ¿cómo vamos a estar en un Senado que solamente trata los proyectos de acuerdo a como los quiere el gobierno nacional, sin que haya posibilidad de considerar en comisión ni en el recinto todos los proyectos sobre ese mismo tema? La estrategia del gobierno no está siendo exitosa. Me parece que no se dan cuenta. En un año, Cristina Kirchner ha consumido lo más valioso que tiene un gobierno, que es su capital político. (…)

Sr. Guinle (PJ) – (…) Les digo con absoluto respeto que no quiero entrar en chicanas, pero no puedo dejar de contestar que en muchos casos se trata de discursos voluntaristas, en algunos casos apelando a la más triste demagogia –repito, a la más triste demagogia. Lamento, señor presidente del bloque al que pertenezco, que haya tenido que hacer alguna digresión, a la que me he sentido obligado porque, realmente, los argumentos que he escuchado en contra de este proyecto no tienen sustento jurídico, no se sostienen, no se pueden defender y dejarían al Estado en peor situación de la que está.

Así que nosotros vamos a avanzar con la aprobación de este proyecto, convencidos de que es el único que garantiza la prestación del servicio, de que debemos avanzar en la investigación de irregularidades, de que es cierto que ha habido etapas de saqueo y de que de esta manera estamos asumiendo el compromiso con la historia de nuestro partido y de nuestro movimiento, pero no por cuestiones traídas a este recinto de manera absolutamente deshilvanada y sin un solo argumento jurídico que pueda ser defendido. No escuché un solo argumento jurídico válido.

En ese sentido, quiero señalar que reivindico el argumento jurídico de la señora senadora Negre de Alonso, que lo asume con citas, pero con absoluta sinceridad digo que no lo comparto.

Porque está ínsito en el carácter de servicio público su continuidad pero no su permanencia y, evidentemente, hay que llegar a su transferencia. Entonces, cuando se llegue a la transferencia del servicio público, evidentemente, en el pasivo de la quiebra van a quedar los derechos de los trabajadores y también las acreencias de eventuales terceros, que pueden ser pymes afectadas. (…)

Sr. Ríos (FPV) – (…) En cuanto a esto de hacer algún discurso populista, debemos aclarar que una aerolínea no tiene por qué ser superavitaria. La senadora Fellner me acercó el dato, que yo lo tenía. Creí que había quedado más o menos claro la otra vez. La evaluación se debe hacer en relación al servicio y a la utilidad que presta. De lo contrario, podemos incurrir en el error de plantear que si tiene un déficit mensual de 27 millones de pesos, le estamos haciendo perder a la Argentina casi un millón de pesos por día. Si decimos que los ingresos por divisas del turismo en el año 2007 totalizaron más de 4.000 millones de dólares, y teniendo en cuenta que el 70 por ciento de ese pasaje fue transportado por Aerolíneas Argentinas, en realidad estamos diciendo que ingresaron al país 11 millones de dólares por día en concepto de turismo internacional. Entonces, habría que comparar la pérdida funcional de Aerolíneas Argentinas de un millón de pesos por día contra los 10 millones de dólares por día que genera el turismo. De lo contrario, pareciera que nuevamente estamos sacando de contexto la situación. Esto lo discutimos hace unos meses atrás.

Si lo que se quiere plantear es que vamos a tomar un servicio aéreo para hacerlo rentable, vamos a contramano de la realidad mundial. Un servicio aéreo no es rentable si no se lo pone en el contexto de los beneficios que genera, es decir, negocios por transporte y turismo, sobre todo en la Argentina. (…)

Por otro lado, si queremos darles un mejor funcionamiento a Aerolíneas Argentinas y Austral, es necesaria una fuerte inversión por parte del Estado nacional. El déficit se va a agravar, va a ser peor. Hay que reconocerlo y ponerlo sobre la mesa porque de lo contrario engañamos a la gente con el discurso. ¡Que el Estado quiere tomar una aerolínea para hacerla superavitaria no ocurre en ningún lugar del mundo! ¡No ocurre en ningún lugar del mundo! (…)

Sr.Calcagno y Maillman (FPV) – (…) me parece que no estamos nacionalizando la deuda de la empresa, sino que estamos expropiando una empresa con deudas; y que esas deudas deben ser pagadas con el propio giro de la empresa. De ahí la comparación —si no es hacer un ejercicio intelectual demasiado complejo— con la prisión por deuda. Cuando usted manda a alguien a prisión por deudas, esa persona no podrá trabajar para devolverle el dinero. Por lo tanto, me parece que, por el contrario, asegurar el funcionamiento de Aerolíneas Argentinas, la propia actividad económica y la generación de valor, es lo que va a permitir responder a todas estas cuestiones económicas.

Con respecto a la tasación del Credit Suisse, y para ir concluyendo, nunca existió una tasación de esta institución. Ha sido apenas un ejercicio financiero, un cálculo hecho a pedido de una de las partes. No ha sido una tasación y no han ido a ver in situ y di visu las cuestiones que hacen a una tasación.

También se dice que esta es la peor salida porque es la más cara, que litigaremos por años y generaremos inseguridad jurídica. Creo que es mentira. Se está aplicando la ley de expropiación. Esto es la antítesis de la inseguridad jurídica. Se han cumplido todos los pasos institucionales y con la intervención del Congreso, como lo manda la Constitución Nacional.

Si realmente aceptamos las propuestas en el sentido de que deje de existir Aerolíneas, va a ser extremadamente difícil volver a establecer una línea aérea, volver a tener un servicio aéreo.

¿Los lessors acaso van a decir: “Ah no, cierto, ustedes son una empresa nueva, a ustedes no les cobramos”? ¿Quién va a comprar los pasajes? ¿Se van a ejecutar todos los contratos? De algún modo, hay que tener cuidado —dicho esto bajo mi exclusiva responsabilidad—, porque a veces el infierno está pavimentado de buenas intenciones.

Señor presidente: para concluir, lo único que podemos hacer es recomendar la votación del dictamen en mayoría y decirle a Aerolíneas una frase en inglés: fly high blue sky, que ignifica vuela alto en el cielo azul. Aerolíneas: buen vuelo. (…)

**VOTACIÓN**

Sr. Presidente (Pampuro). — Queda definitivamente sancionado el proyecto de ley. Se harán las comunicaciones correspondientes. (Aplausos en las galerías.)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s